14 de diciembre de 2005

¡Qué chasco!

Es muy normal que, en páginas con mucho tráfico y participación, la discusión suscitada en los comentarios acabe en gallinero y completamente alejada del contenido de la anotación. Dos ejemplos que me vienen a la mente son los de Escolar y Barrapunto. En el primer caso, Nacho ha creado un foro en el que la gente puede discutir sin cortapisas y sin contaminar los posts, pero sigue habiendo demasiado ruido en los comentarios, fomentado por la temática principal del blog (la política), hasta el punto de desalentar su lectura. En el caso de Barrapunto el nivel de las intervenciones ha bajado y la mayoría de comentarios en cada entrada son prescindibles, con puntuaciones absurdas y continuos reproches al estilo "y tú más".

Pero cerrar los comentarios, como ha hecho Microsiervos, es una gran pérdida para los lectores. Yo, como me imagino que harán muchos otros, entro a Microsiervos para leer los comentarios, algunos muy interesantes, mientras que las anotaciones las reviso desde el agregador. Algunos sugieren un proceso de registro para limitar la llegada de los trolls. Quizá sería buena idea habilitarlos, pero fijando un límite en su número: 50, 100 comentarios. Más allá nadie se lee los comentarios y, sinceramente, me da pereza ver un post con más de cincuenta aportaciones. Como mucho me leo la mitad.

Por último dos sugerencias, incluir un texto indicando el nivel de comentarios de cada post (abiertos, cerrados) y un enlace a Bloglines Citations. El primero nos animará a salir del agregador (habría que analizar, con el tiempo, las visitas que tienen los posts con y sin comentarios) y la segunda complementará a Technorati.

Reacciones al post de Microsiervos: según Bloglines, según Technorati.

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons License.