5 de abril de 2006

Salto sin Red: de la pantalla a la calle

Hace unos días se convocaron manifestaciones delante de las sedes de la SGAE de toda España. No sé en que quedaría la cosa finalmente, pero imagino que no tuvo mucho eco. Una iniciativa de ese tipo es complicado que tenga éxito, todo lo más conseguir un minuto de presencia en algún medio local... Y seguimos hablando de fútbol. Centrar una protesta en la SGAE no parece muy acertado y la mayoría de la gente no sale a la calle para protestar, por mucho que la ocasión lo merezca. Y que no me hablen de cifras de asistentes porque no me las creo. Ninguna..

La mayoría es silenciosa y no se complica la vida, lo que acaba desanimando a los que luchan por concienciar a los ciudadanos de que deben defenderse ante aquellos que intentan recortar sus libertades y derechos. Un ejemplo reciente lo tenemos en Carlos Sánchez Almeida, como explica en Fin de ciclo.

Sin embargo, parece que todavía hay esperanza. Y viene de la mano de una serie de asociaciones que representan a empresas y usuarios, unidas bajo el paraguas de la iniciativa Todos contra el CANON. La noticia ha corrido como la pólvora en Internet y esperemos que no se quede todo en agua de borrajas. Ahora esperemos que el movimiento salte de la Red y se haga notar en el entorno inmediato de la mayoría: la calle.

El enemigo hasta ahora ha sido bastante hábil. La industria cultural, representada por la SGAE, ha optado por una doble vía: por una parte la presión sobre los políticos1 (acción de lobby), con el fin de recortar derechos mediante la promulgación de nuevas leyes, y por otra con el lanzamiento de mensajes a través de los medios de comunicación tradicionales (prensa, radio, televisión, cine...), en los que se criminalizan comportamientos que nada tienen de delictivos. Esta última lleva además, a una perversión interesada del lenguaje, cuyo ejemplo más palmario es el término 'pirata' y a un manipulación de conceptos como copia, fair use, cultura = industria cultural, etc.

Y mientras, ¿qué vamos a hacer nosotros para contrarrestar este mundo al revés, en el que unos pocos toman decisiones en contra de la mayoría? Si queremos tener éxito necesitamos diseñar una estrategia de partida, mejor o peor. Ya se irá puliendo por el camino. Podríamos empezar haciéndonos unas preguntas:
  1. ¿Cuál es el mensaje que queremos hacer llegar? ¿Cuál es el objetivo final?
  2. ¿A quién queremos movilizar?
  3. ¿Dónde están aquellos que queremos movilizar? ¿Qué les hace moverse?
  4. ¿Cuál es la cadena de transmisión que lleva de los movilizados a los que toman las decisiones (políticos, empresas)?
  5. ¿Cómo podemos contagiar el movimiento?...
Las respuestas a las primeras preguntas parecen estar claras (aunque conviene repasarlas). Es en el diseño y puesta en marcha de propuestas de comunicación y movilización donde no nos hemos movido demasiado, más allá de esfuerzos individuales e iniciativas en la Red que no han acabado de cuajar.

Tal vez haya faltado análisis y recursos (tiempo, experiencia, contactos), que los promotores de Todos contra el CANON pueden aportar. Por mi parte, pensando en la blogosfera y dada la resistencia de la gente a modificar su comportamiento (salir de su letargo), creo que habría que trabajar en dos líneas, centradas en la creación de un sentimiento de comunidad:
A) Comunicación de los mensajes y objetivos perseguidos. Para ello es necesario que éstos sean claros, entendibles por el ciudadano medio. La blogosfera puede ayudar decisivamente en la difusión de la información a través de Internet, pero hace falta algo más. Es preciso salir a la calle para que el mensaje cale porque no todo el mundo lee bitácoras o accede a Internet, y sin embargo están en juego cuestiones que nos afectan a todos. Así, un acto como el de convocar una manifestación delante de la SGAE tiene algo de positivo: se hace fuera del medio online (en el que sí predomina una resistencia al pensamiento políticamente correcto que nos pretenden inocular).
    Y aquí es donde entra en juego la meteorología. Se acerca el verano, empieza el calorcito y llega la hora de lucir camiseta, de convertirnos en hombres-anuncio. ¿Qué mejor que una camiseta con una leyenda que dé que pensar? Para ello, como señalaba antes, necesitamos mensajes claros, eslóganes al estilo de No Soy Pirata2, una URL de referencia para centrar la información y una invitación a seguir la cadena: ¿Quieres una camiseta como ésta?

    En cuanto a la difusión de las prendas, se trata de una nueva oportunidad de la blogosfera para reivindicarse: los blogs los escribe gente de la calle, ¿no?. ¿Qué tal decorar unas cuantas camisetas (tres o cuatro) en la tienda de la esquina con alguno de los mensajes acordados y repartirlas entre los amigos no bloggers, animándoles a su vez a hacer lo mismo? Estoy seguro de que, de hacer esto unos cuantos de la dichosa A-list ;), no tardaríamos mucho en ver camisetas de denuncia en las noches del fin de semana. Y, ya que empiezan las fiestas del pueblo, quizá sea una buena ocasión para cambiar la camiseta de la peña por algo con mensaje. ¿Nadie se anima a hacer proselitismo de camisetas?
    CamiNETas
B) Realización de acciones de protesta concretas y limitadas en el tiempo. Esta segunda línea no sucede necesariamente a la primera, pues existe una parte de la población que puede abrazarla por puro seguidismo (llamémosla moda). Además los resultados son poco previsibles, favoreciendo la aparición de acciones más o menos espontáneas. Como muestra tenemos la competición de botellones celebrada en las últimas semanas en España.

Un ejemplo de acción que muchos han planteado es la renuncia a comprar productos que paguen canon. El problema de semejante determinación estriba en que representa un coste importante para el ciudadano (en tiempo y dinero) y con un plazo demasiado largo. Otro ejemplo más eficiente sería el aplazamiento en la compra de un producto recién lanzado (un disco o película), o el cambio de proveedor. Imaginemos que empieza a circular un meme que invita a no comprar durante un mes la música en El Corte Inglés o en FNAC (ver cuarta pregunta)3. No se puede subestimar el ingenio de la gente, pero antes es necesario abrirle los ojos, hacerle ver su poder.
Son sólo un par de ideas, lo que es evidente es que queda mucho por hacer para remontar un partido, el de nuestros derechos, que vamos perdiendo. Pero entre todos podemos lograrlo. Eso sí, tenemos que querer y obrar en consecuencia.


Más información de interés
Muy recomendable el artículo de Enrique Dans (uno de nuestros campeones, al que intentan amedrentar sin éxito) en Libertad Digital: Política sin ciudadanos.
Me pregunto hasta qué punto el sistema de partidos que disfrutamos es compatible con un desarrollo en libertad de Internet. Si los partidos son conscientes de ello harán lo que sea necesario para dificultar el avance de la red como espacio de expresión.

PD: Si alguien se anima a enviarme algún diseño para las camisetas (que no sea insultante) lo publicaría encantado.


(1) Curiosamente funciona para todos los partidos políticos con representación parlamentaria, empezando por PSOE y PP. Lo entiendo en el primer caso, pero no en el segundo, al que cabría aplicar el dicho de "encima de burro, apaleado".

(2) No Soy Pirata dispone de un enlace a una sección de productos de promoción que no funciona. La imagen de la camiseta usada en este post pertenece a esta página.

(2) Algo de esto comenté en Espada de Damocles.



Efemérides
Hace un año en Abundando: Conversaciones capadas.

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons License.