9 de noviembre de 2008

ChinaDown: economía y política van de la mano

Desde hace unos años todas las grandes empresas tienen operaciones en China o, al menos, un ojo puesto en aquel mercado. No en vano se trata de la economía con mayor potencial por su base de consumidores y su espectacular crecimiento.

Sin embargo, aunque existe confianza en que su pujante mercado interno le ayude, la recesión global que tenemos en ciernes parece que empieza a pasarle factura. Nouriel Roubini apuntaba en Forbes al exceso de capacidad productiva, combinado con una demanda en caída libre, como factores que nos llevan a una crisis a nivel mundial:
Do you have any further doubt that we're headed toward a global deflation or--better--a global stag-deflation? Read on: Aggregate demand is now collapsing in the U.S. and advanced economies, and sharply decelerating in emerging markets. There is a huge excess capacity for the production of manufactured goods in the global economy, as the massive, and excessive, capital expenditure in China and Asia (Chinese real investment is now close to 50% of gross domestic product) has created an excess supply of goods that will remain unsold as global aggregate demand falls.
En LA Times podemos leer sobre empresarios chinos que abandonan sus fábricas al no poder hacer frente a las deudas contraídas, en un ambiente de encarecimiento de materias primas y mano de obra (altísima rotación buscando sueldos más altos), regulaciones más estrictas y apreciación de la divisa. Todos estos factores están llevando a algunas compañías extranjeras a revisar su estrategia en China.

Más datos: el pasado trimestre la economía china creció al ritmo más bajo de los últimos cinco años, y los servicios de estudios de varios bancos (ninguno chino) predicen crecimientos menores al ocho por ciento para 2009. El RBS, incluso, no descarta una subida del PIB del cinco por ciento. Bloomberg:
Gross domestic product may advance 7.5 percent or less, the weakest since 1990, according to estimates by Credit Suisse AG, UBS AG and Deutsche Bank AG. Royal Bank of Scotland Plc predicts the economy will grow 8 percent next year, while 5 percent "can't be ruled out."
El problema de esta caída del crecimiento, aun siendo notable, estriba en que puede ser insuficiente para absorber el crecimiento de su fuerza de trabajo (proveniente en gran parte del éxodo rural a las grandes urbes del país). El Blog Salmón:
China necesita una tasa de crecimiento mínima del 9% para ser capaz de absorber a los 25 millones de habitantes que se suman a la fuerza da trabajo cada año. Por ello es que una caída en el crecimiento del 11% al 6% seria el equivalente a una recesión, lo que significaría un aterrizaje forzoso para el gigante asiático.
Y como los problemas nunca vienen solos, China también se enfrenta al cambio de ciclo en el sector inmobiliario, uno de los motores de la demanda interna. La construcción residencial especialmente, es muy intensiva en mano de obra y de baja cualificación, por lo que su paralización tendría un gran efecto en el empleo.

Yendo un paso más allá, un importante deterioro de la economía china puede ser crítico para la estabilidad social del país. Desde la apertura económica iniciada en los años ochenta de manos del partido comunista (partido que sigue controlando con mano de hierro la política nacional) el fuerte crecimiento experimentado ha favorecido a gran parte de su población.

En el partido comunista chino se teme especialmente al aumento del desempleo, que podría derivar en el surgimiento de protestas y en el cuestionamiento del régimen político del país en la mente de muchos de sus ciudadanos. Y eso son palabras mayores en China.

Así, leemos en The Washington Post (vía Marginal Revolution) que el gobierno chino actúa tan pronto se producen incidentes, dando dinero directamente a los trabajadores afectados. Un extracto del artículo:
In the eastern city of Wujiang, nearly 1,000 workers from bankrupt Chunyu Textile Co. received four months' salary on Oct. 27 after they swarmed the area's four main roads to draw attention to their cause. After more than 1,000 workers for home appliance maker BEP International Holdings gathered outside the factory to protest, district officials gave them $44 each late last month. The employees were also allowed to continue living in the defunct factory's dormitories for free. The same week, the government offered three months' back pay to the 900 workers at Gangsheng, an electronics supplier, after they staged a protest at a shop near their factory.
En junio se cumplirán veinte años desde las célebres protestas de la plaza de Tiananmen, que desembocaron en una masacre y una purga de disidentes. ¿Habrá algún tipo de recuerdo a la misma aprovechando un eventual malestar con la situación de la economía? Lo inquietante para el régimen chino es que aquella revuelta fue promovida por universitarios. La próxima bien podría venir de mano de los trabajadores.

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons License.