6 de febrero de 2009

Breves apuntes sobre el libro y su futuro

Hace algo más de diez años se estrenaba You've got mail (Tienes un email en España). La película, que fue un gran éxito, contaba con el protagonismo de la pareja cinematográfica del momento: Tom Hanks y Meg Ryan. El filme contaba cómo una pequeña librería de Manhattan sufría la apertura de un gran competidor perteneciente a una importante cadena de librerías.

Aquel año de 1998 Amazon.com, todavía en pérdidas, vendió libros por valor de cientos de millones de dólares con su modelo de venta en Internet. Y con el tiempo ha ido consolidando una posición de privilegio en el sector, posición que intentará defender, con uñas y dientes ante el reto competitivo del futuro cercano: la adopción generalizada del libro (¿seguiremos llamándole así?) digital.

Libros nuevos (papel)
Amazon, presentado como el paradigma de la cola larga, es el líder en papel nuevo. Sus armas: un inmenso catálogo, una comunidad de lectores que genera contenidos de forma gratuita (en forma de opiniones, listas, recomendaciones, etc.), una tecnología que permite seguir la navegación de los usuarios de la página generando información de gran valor a la hora de realizar recomendaciones y ventas cruzadas, y una buena logística.

Las librerías tradicionales, con un catálogo limitado a un nicho (preferentemente best-sellers), han visto como su papel se reducía, en muchos casos, al de showrooms para que los clientes de Amazon tocasen papel antes de comprar.

Libro usados
Los pequeños negocios de venta de libros de segunda mano han visto en Internet una manera de ampliar su alcance, tradicionalmente limitado al ámbito local. Amazon se ha aprovechado de ello y con su plataforma permite que muchas de estas pequeñas empresas vendan sus productos bajo su paraguas.

Ebay podría ser otro actor en la industria, pero falla en los contenidos y existen dudas sobre su modelo y su capacidad para generar confianza en la compra.

Libros descatalogados
Los grandes beneficiados de la era digital. Anteriormente, cuando un libro era descatalogado se hacía muy difícil el poder tener acceso al mismo, más allá de las copias usadas en circulación o las depositadas en bibliotecas. La aparición de ediciones digitales hace posible que los libros no desaparezcan nunca del catálogo. Pensemos en los libros que se vuelven a poner de moda (por la salida de otro libro de temática similar, una película o un acontecimiento). Los editores aprovechan esas oportunidades para reeditar los títulos antiguos, aunque ello les lleva tiempo y, si sale mal, pueden quedarse con un montón de papel en el almacén. Este tipo de dinámicas, que podríamos llamar Guadiana, desaparecen con el libro digital, ya que nada sale del catálogo.

Conviene destacar aquí la aparición de Google, muy bien posicionado con sus iniciativas de digitalización de libros y revistas.

Libros digitales
Amazon ha sido uno de los que más ha apostado por el futuro con el lanzamiento de su lector Kindle, un producto que favorece la compra por impulso mediante la distribución en segundos del libro elegido. La compañía ha instalado un parque de aparatos que genera un coste de cambio para sus dueños ante los productos de la competencia (que ya empiezan a salir) y, lo que es más importante, se convierte en una fuente de conocimiento para la empresa, permitiéndole perfeccionar el producto, probar estrategias de marketing, usarlo como plataforma de compra de otros productos, etc. En definitiva, conocer qué demanda el cliente y cómo lo quiere, para poder anticiparse a sus competidores (presentes y futuros).

Kindle nace con una ventaja a corto plazo (su carácter cerrado en un mercado reducido) que se puede tornar en desventaja a medida que pase el tiempo. Es de esperar que a medio plazo se imponga un formato estándar de documento, que será soportado por una miríada de dispositivos cada vez más baratos.

Una alternativa interesante para Amazon es la de licenciar su tecnología, si es posible conservando un enlace a su página. Y, por supuesto, no nos olvidemos de la compañía de la manzana. ¿Debemos esperar algo de Apple? ¿Un iPod para leer? ¿Un verdadero iBook?

Con la nueva versión de Kindle, que podría anunciarse el lunes, comprobaremos hasta qué punto Amazon ha aprendido. El objetivo estará en abandonar el nicho de early-adopters y buscar un segmento más mayoritario. Puede que veamos nuevamente a Oprah actuando como prescriptora.

Libro nuevo, viejo y digital

Terminando
La industria discográfica sigue tirándose de los pelos por su decisión de abrazar el formato digital como alternativa al analógico. Con los libros estamos a punto de ver algo parecido, y no veo la manera en que los editores, que perderán mucho poder con ello, puedan evitarlo. Veremos lectores digitales a precios que hoy nos parecerían ridículos y en los que leeremos libros descargados de redes P2P. Eso sí, seguiremos buscando contenidos y recursos que nos guíen a la hora de escoger qué leer. Y Amazon tendrá algo que decir, pero no será el único: atentos a Google (Google Book Search), que ha firmado importantes acuerdos con muchos editores, y a los distintos servicios de recomendación (humanos, artificiales o mixtos) que vayan apareciendo. Al no tener un catálogo cerrado será más necesario que nunca llamar la atención del posible lector, ser creativo y saber posicionarse en la Red.

Con esta perspectiva el modelo tradicional de ingreso por unidad de producto se desvanece al pasar del papel a la pantalla, y se hace preciso pensar en nuevos modelos para rentabilizar los títulos. Por ejemplo:
- Suscripciones, ventas por capítulos, etc.
- Publicidad:
  • Contextual. Según el contenido de la lectura. Es el punto fuerte de Google, pero tendrá que ser muy inteligente para no estropear la experiencia de lectura.
  • Product placement. Daría lugar a versiones distintas del libro según quién lo lea, dónde, etc.
- Venta cruzada, usando el libro como gancho o elemento promocional.
- Patrocinios.
- Etc.
El panorama que nos espera para los próximos años en el mundo del libro es apasionante, y la pelea entre Amazon y Google promete ser de órdago. Ayer mismo el popular buscador anunciaba que el millón y medio de libros que ha escaneado (títulos que ya han perdido los derechos de autor) estaban ya disponibles para varios modelos de teléfono móvil (entre ellos el iPhone). También ayer, Amazon avisaba de que estaba trabajando para que los títulos del Kindle (actuales en su gran mayoría) se pudiesen leer en dispositivos móviles. La guerra está servida.

PD: a los interesados os recomiendo seguir las entradas sobre libro digital de Error500.

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons License.